El Mundo

Lugares

Stygian, la ciudad santa

Pese a que la magia está prohibida en todo el globo, hay ciertos lugares donde su uso es necesario para sobrevivir, como en Stygian.

Situada en el norte oriental del continente central, al sur del Yelmo Gélido, la ciudad es asediada cada noche por hordas de muertos vivientes. Allí se enfrentan cada día a las fuerzas nigrománticas de la naturaleza. La Iglesia y el Sagrado Imperio envían soldados a la ciudad para poder entrenarlos en su lucha contra el mal. Tras más de doscientos años, Stygian se ha hecho famosa y cualquiera que luche en allí y sobreviva tendrá un reconocimiento a nivel mundial.

Sin embargo, todo el que busque gloria entre sus muros corre el riesgo de convertirse en un maldito. Así reza al menos el lema de la ciudad. “Un aliado perdido en la batalla, es un enemigo para mañana”. Cuando mueres en Stygian, la magia negra corrompe tu alma y te alzas por el resto de la eternidad como un no-muerto, perdiendo tu voluntad.

Tenemos todo lo que deseamos. Un puerto con suministros, buenas defensas y una guerra que da sentido a nuestra vida. ¿Por qué elegir otro lugar? – Einar Helheim.

El Distrito Olvidado

La ciudad de Stygian tardó décadas en construirse. Hasta que el gran muro no delimitó su frontera, no había una estructura clara y definida. Durante años se construían sistemas de regadío, pequeñas fortificaciones, embalses de agua y el alcantarillado.

Al edificarse por sus propios habitantes, nadie conoce con exactitud todos los planos. Hay leyendas negras donde los protagonistas son las criaturas no-muertas que, dicen algunos, pueden vivir bajo la ciudad mientras no vean el sol. Este sub-mundo está muy conectado con los suburbios y con los laboratorios de investigación ocultista del reino.

En algunos lugares de los suburbios hay ciertos animales, como los contempladores o las arañas de hielo, que han creado sus propios nidos. En el Distrito Olvidado se ha generado un ecosistema que tiene vida propia y misterios tras cada pared.

Recuerdo cada mapa, cada escrito sobre la ciudad. No he visto nada de este lugar antes... es como si quisieran esconderlo. – Sara Puertaleón

···

Personajes

Axel, comandante del muro sur de la ciudad

Desde su infancia se vio en él la capacidad de manipular las fuerzas sobrenaturales y de ver cosas que nadie más podía. Esto le sirvió para ser conocido como el Cazador de Espectros.

Ha desarrollado dotes de mando y un aguante sobrehumano gracias a los años de entrenamiento como miembro de los Huérfanos.

Amigo inseparable de Daven y Liv, vive enamorado de la reina y en un constante conflicto interno entre sus deseos personales y su deber como comandante. Es consciente de que la sublevación significa dejar el muro indefenso, con la inevitable muerte de cientos de inocentes y el aumento de las tropas enemigas.

Por mis soldados, mi reina y mis amigos, por todos ellos, no puedo ser yo mismo. – Axel Helheim.

Liv, la mano ejecutora

Liv es considerada la mejor guerrera Huérfano de toda la ciudad. Su habilidad con su lanza, Vakj, es incomparable. No existe escudo que sea capaz de resistir un ataque directo de esta gran soldado.

Creció con rencor y odio hacia la ciudad. Siendo niña, sus padres la vendieron al ejército de Huérfanos por una buena suma, ya que el rey en persona vio en ella una capacidad de combate increíblemente superior a la de cualquier otro luchador de su edad.

Es consciente de que miles de personas dependen de que los soldados cumplan su función, por ello acata las órdenes pese a su odio por el reino. Liv sueña con llegar a ser reconocida por su habilidad de combate y con encontrar una forma de salir de la ciudad sin perder su honor, sin hacer que la persigan para darle caza y sin que ningún ciudadano tenga que correr peligro por ello.

Procura sobrevivir, junto a mí es fácil. Defiéndete, que no te maten, yo me encargaré de ellos. De TODOS ellos. – Liv Helheim.

Daven, el defensor de los Huérfanos

Daven es hijo de esclavos que huyeron de las tierras del sur buscando su libertad. Murieron en un asedio nocturno cuando Daven tenía 8 años.

Se especializó en el uso de la maza y el escudo para poder cubrir a sus compañeros mientras otros se centraban en cercenar los cadáveres. Desarrolló ciertos conocimientos médicos para poder hacer primeros auxilios en el campo de batalla.

Actualmente se desvive por proteger a su mujer y a su hija. Por ellas, por la ciudad y por sus hermanos Huérfanos daría cada gota de su sangre y cada segundo de su vida.

Proteger el muro es proteger el mundo, no hacemos esto por nosotros. Hacemos esto por los nuestros y por nuestro legado. – Daven Helheim.

Padre Mara, protector del sacramento

Clérigo y combatiente. Enviado desde el corazón del Imperio para enaltecer el papel de la fe dentro de Stygian. Es el principal representante de la religión del Imperio en la ciudad.

Llegó a Stygian cuando apenas tenía 20 años y, desde entonces, ha sobrevivido noche tras noche. Bendice a los soldados para que puedan defenderse con mayor facilidad de los no-muertos y les dedica arengas sacras para que puedan aguantar en pie toda la noche.

Él es más consciente que nadie de los patrones sobrenaturales de las criaturas del muro y puede percibir cómo están cambiando. No sabe a ciencia cierta por qué puede ser y reza cada noche por que no sean los fantasmas de su pasado. ¿Qué otra cosa podría ser tan poderosa como para afectar a estas criaturas?

Ven a mi, chiquillo. Ven y te explicaré la divina palabra, desentrañaré para ti las sagradas escrituras. Ven, y se acabará el miedo. – Padre Mara.

···

Enemigos

Cadáver

Los enemigos más comunes frente al muro. Su inteligencia es muy reducida y no dan muchos problemas, pero en gran número pueden hacerte sudar. Son los cuerpos sin vida de las personas que han perecido en Stygian recientemente.

¿Nunca has oído que no hay que hablar de los muertos? Bueno... En esta ciudad solemos hacer una excepción. – Irina “La Iluminada“ Abels.

Esqueleto

Con el paso de las décadas, los cadáveres van perdiendo parte de su piel y de su cuerpo. La magia los consume y corrompe hasta hacer que sean irreconocibles y extremadamente fuertes. Conforme su poder va creciendo consiguen vincular a su propia esencia las armas que van recogiendo en sus noches de lucha. Cada vez que se alzan, lo hacen equipados para la batalla.

Su movimiento suena como el tic-tac de un reloj. Preciso, seco y doloroso, recordando que es cuestión de tiempo que nos unamos a ellos. – Johari Helheim.

Aberración

A veces hay almas tan puras que se resisten a la llamada del ejército no-muerto, pero el destino les reserva algo peor. El corazón del inocente es rodeado de almas condenadas y es forzado a permanecer en tierra. Al principio se puede escuchar su voz suplicando por su muerte pero, con el paso del tiempo, el alma se corrompe. Su esencia se deforma y pasa a ser un siervo más de la magia negra.

Imagina una vida de justicia y rectitud para acabar rodeado de las peores almas que el mundo haya conocido. Esa es la maldición del Ahorcado. – Historia de Stygian, Vol I.

Dullahan

Nadie sabe de dónde salen. Pero sí se sabe que aparecieron hace un siglo. Todas mujeres decapitadas, todas pertenecientes a la nobleza. Las Dullahan son espíritus rabiosos a las que algo terrible les sucedió en vida. Sus ansias de sangre son tan grandes que, en ocasiones, pueden incluso atacar a sus propios aliados.

Los susurros de sus cabezas decapitadas es la lengua en la que los muertos se comunican. Por sus labios nos llegan ecos de la oscuridad. – Danira Eneas.

Araña de hielo

La magia ha creado muchos engendros a lo largo de la historia. Una de estas aberraciones son las arañas de hielo, nacidas en laboratorios de arcanistas, consecuencia de sus experimentos. Cuando estas criaturas consiguieron salir de su cautiverio, colonizaron gran parte del norte. Ahora son un peligro a tener en cuenta en los bosques.

Mátalas, ¡mátalas con fuego! – Estóico Barbapoblada.

···

Facciones

Huérfanos de Stygian

Aquellos cuyos padres murieron defendiendo la ciudad, pasan a ser una posesión de la ciudad. Niños entrenados desde su más tierna infancia para luchar y acabar con los no-muertos. Devotos de su reino, rinden pleitesía a su rey.

A los Huérfanos se les conoce por toda Alderai por su implacable estilo de combate, su servidumbre leal y su extenso conocimiento del mundo sobrenatural. Cuando alcanzan los 40 años de edad son vendidos a otros países u organizaciones como maestros de armas.

Para ser aceptado en la hermandad hay que superar un ritual. Si eres mayor de 8 años debes coger un arma y, acompañado por Huérfanos mayores, acabar con la versión no-muerta de los que un día fueron tus padres. Así, el reino sabrá que le has jurado fidelidad, que has renunciado a tu antigua familia y que solo te queda un vínculo emocional: los otros Huérfanos.

¿Temerás a la noche o te unirás a nosotros en la lucha? No queda familia cuando ellos se alzan. Si te vas con ellos, jamás volverás. – Canto de los Huérfanos.

Ejército de no-muertos

Nadie sabe el motivo, pero desde antes de que la ciudad se fundase, cada noche, al caer el sol, los muertos se alzan.

Aparecen en un aura verde, como atravesando un leve manto. Otros se alzan de la tierra, la inmensa mayoría aparecen fuera de la ciudad y, unos pocos, dentro de la misma.

Todo ciudadano de Stygian está obligado a luchar cada noche contra el ejército de no-muertos. Cada habitante muerto se unirá a sus filas por toda la eternidad, incluso si muere por causas naturales. A quienes pierden su cuerpo en esta ciudad les espera perder también su alma y ser condenados a una guerra que durará hasta que no haya humanos para frenar el avance del ejército.

¿Sabes por qué el ejército va a ganar? Porque toda criatura, tarde o temprano, se une a nuestro bando. – Beltza, acólito supremo de Giruvergan.

Acólitos de Giruvergan

Los acólitos son seguidores de la muerte. Este extraño culto sigue las enseñanzas de su profeta, Giruvergan, quien dio una nueva interpretación a los textos sagrados hace miles de años.

Desde entonces, esta veneración se ha ido extendiendo por todo el mundo, haciendo gala de habilidades oscuras y sobrenaturales. En algunos lugares son respetados miembros de la sociedad y en otros, como en Stygian, son perseguidos ya que su culto busca alcanzar la no-muerte de forma activa.

Los acólitos llevan en la ciudad décadas, pero su número se ha incrementado en los últimos tiempos de forma preocupante. Nadie sabe qué traman, solo que si estás vivo, no va a ser bueno para ti.

Muchos comprenden, justo antes de morir, que podrían haber muerto antes para conservar su cuerpo, su voluntad y su alma eternamente. – Beltza, acólito supremo de Giruvergan.

Aún queda mucho más por revelar...

En esta página usamos cookies y tecnología similar. Si continua navegando después de presentarle este mensaje, damos por entendido que acepta usarlas. |Más información

Suscríbete para descargar la demo.